ALHAMBRA DE GRANADA - VISITAS GUIADAS Y ENTRADAS
+34 958 918 029   

Fauna en la Alhambra

El monumento nazarí es el refugio y hábitat de cientos de especies. Las aves son los principales inquilinos de jardines, almenas y palacios.

Cernicalo Primilla
EL bosque de la Alhambra, sus jardines, palacios y almenas, e incluso estanques, son un hervidero de vida animal. El monumento nazarí no sólo es el punto de confluencia de turistas ávidos de arte y cultura, es también refugio y hábitat de mas de 300 especies de vertebrados que encuentran en la colina un lugar donde vivir, refugiarse en tiempos de temperaturas extremas y donde desarrollarse.

La presencia, ante los turistas, de ardillas y el vuelo de rapaces introducidas recientemente por los responsables del monumento, como es el cernícalo primilla, ha despertado el interés en la conservación de las zonas verdes y edificaciones también como espacios de desarrollo animal.

La representación faunística más permanente y numerosa en la Alhambra son las aves. Junto a los archiconocidos gorriones, palomas, golondrinas y vencejos, que vuelan en todos los espacios del monumento y sus zonas verdes, los estudios realizados por especialistas desde hace años, aunque no existe una catalogación oficial de especies, señalan la Curruca capirotada, como el ave dominante en las zonas de bosque. Le sigue en número y presencia otra ave propia del clima mediterráneo, el Chochín, que aprovecha las especiales condiciones microclimáticas de los bosques, al igual que el petirrojo. Gorriones, golondrinas y vencejos , se encuentran, sobre todo, en las zonas de palacios y almenas, donde también comienzan a proliferar las pequeñas rapaces, entre ellas el cernícalo primilla, para el que se habilitó un espacio en la Torre del Capitán. Rapaces de mayor tamaño necesitarían de mayores espacios de caza que la cercanía a la ciudad no los permiten. Si existen rapaces nocturnas de pequeño tamaño, especialmente mochuelos y autillos.

Ardilla
mochuelo

Las palomas también se han adueñado de muchos de los espacios, sobre todo, edificados, de la Alhambra, e incluso han llegado a representar un problema para la conservación de estructuras arquitectónicas, ya que sus excrementos ácidos provocan niveles de corrosión muy importantes en maderas y piedras, un problema que ya se ha dado de forma grave en otros monumentos granadinos como la Catedral y edificios históricos como la Real Chancillería.

Refugio y migraciones

La Alhambra se ha convertido en un espacio en el que se refugian algunas especies de aves que normalmente vuelan en zonas de Sierra Nevada, la Alfaguara y la Sierra de Huétor. Es el caso de un pájaro habitual en la Cabecera del Geníl, denominado Pico Gordo.También se han visto en ocasiones como aves migratorias que se dirigen hacia África o Europa, utilizan la Alhambra para pasar unos días. La causa fundamental está en la existencia de comida abundante, por un lado por la existencia de mucha vegetación y, por otro, por los restos de comida que dejan los miles de visitantes del monumento.

Muchas especies animales han aprendido a aprovechar la proximidad del hombre. Otros órdenes zoológicos también tienen representación en los bosques, edificios y jardines. Los mamíferos, menos numerosos que las aves, caminan y cazan en el monumento. Existen, además de animales domésticos como los gatos, erizos, ratones de campo, topillos e incluso se producen incursiones ocasionales de zorros procedentes del Cerro del Sol y todo el llamado parque periurbano del Generalife.

Reptiles y anfibios

Lagartija Colilarga

No suelen gustar a los visitantes, pero la realidad es que tanto los reptiles como los anfibios están perfectamente representados en la Alhambra, sobre todo en los jardines. La lagartija colilarga es la más habitual. Culebras, concretamente la culebra de escalera y lagartos, el lagarto ocelado, hay en los jardines y zonas cercanas al bosque, pero en cantidades mínimas, ya que no soportan bien la presencia humana.En cuanto a los anfibios, los dos más típicos de los jardines alhambreños son las ranas y los sapos, los primeros en los estanques, sobre todo de El Partal y el Generalife y los segundos en la totalidad de las zonas ajardinadas.

Los peces también forman parte de la Alhambra, en los estanques hay comunidades de carpín dorado, denominado también pez rojo

Cernícalo

Cernicalo Primilla

Desde el año 1999 varios ejemplares de cernícalo primilla, una peque rapaz, vuelan sobre la Alhambra. Ha sido la primera experiencia de reintroducción de especies que vivieron en ese lugar hace tiempo y que habían desaparecido. En el bosque y jardines, además de los alrededores de la Alhambra, encuentran el alimento que necesitan.

Gorriones Paser domésticus

gorriones Alhambra

Se le conoce como gorrión común. Es el más habitual de los pájaros que se pueden ver en la Alhambra. Es una especie que está unida al hombre desde tiempos ancestrales, e incluso ha sido introducida por el hombre en lugares donde no existía. Se trata de un animal urbano por excelencia. En el caso de que una ciudad se quedase desierta, los gorriones desaparecerían también.

Golondrinas Hirundo rústica

golondrina Alhambra

Es la especie de golondrina más común en los tejados de los edificios de la Alhambra, donde anida año tras año. Durante mucho tiempo se encontraban sus nidos entre las yeserías del Patio de los Leones y en Los Arrayanes, además de en las edificaciones del Generalife. En estos espacios las golondrinas anidan en solitario, al contrario que en las zonas rurales, donde se pueden encontrar agrupaciones de nidos. Junto a los vencejos, conocidos popularmente como aviones, las golondrinas son beneficiosas para el hombre por la gran cantidad de insectos que consumen diariamente.

Patos y cisnes

patos Alhambra

Los patos, ánades y ánsares, que se encuentran en los estanques del Carmen de los Mártires son ya inquilinos de lujo del conjunto monumental de la Alhambra. En el estanque principal del carmen se pueden contemplar cisnes blancos y negros. A ellos se suman, en algunas épocas, algunos ejemplares de aves acuáticas migratorias.